El sueño de la ciudad

A pesar del clima de agitación reinante fuera de nuestras fronteras tras desatarse la Gran Guerra, aquella que más tarde será conocida como la I Guerra Mundial, el progreso que recorre las calles de la bulliciosa y creciente Barcelona de 1914 parece haber llegado para quedarse. Sin embargo, los adelantos tecnológicos y la pujanza de las clases acomodadas no pueden encubrir el cruel contraste de una ciudad donde miseria y riqueza se dan la mano. 

Juan Navarro es un padre de familia al que los golpes de la vida le han llevado a conformarse con lo que tiene. Abandonar la sacrificada vida de pastor que desempeñaba en su Abejuela natal para emigrar a la ciudad condal y ganarse la vida como conductor del tranvía ha sido su mayor reto. 

Su hijo mayor, Dimas, ve con desprecio la resignación con que su padre se ha tomado el accidente laboral que le ha dejado lisiado y sin trabajo así como el abandono de su madre del hogar conyugal. Contrariamente a su progenitor, él es un joven con aspiraciones que no piensa trabajar como mecánico en las cocheras para siempre. No en vano son tiempos donde incipientes agrupaciones obreras llevarán a cabo las primeras huelgas sofocadas sin miramientos por la patronal. En su lucha contra todo por ascender socialmente y mejorar su futuro y el de su propia familia que cuenta también con su hermano menor al que desea poder ofrecerle la educación que sus cualidades necesitan, Dimas se topará con alguien que le hará darse cuenta de que el fin no justifica los medios.

 Planeta | 2012 | 978-84-08-09878-2 | 560 pp.

Esa persona no es otra que Laura, una mujer adelantada a su tiempo, independiente y decidida que desea ocupar el lugar que merece tanto en su casa, donde la siguen tratando como a una niña, como en la joyería de su padre, Francesc Jufresa, miembro de la alta burguesía. En esta búsqueda de reconocimiento, Laura comenzará a trabajar para Antoni Gaudí en la construcción de la obra cumbre del arquitecto: el Templo Expiatorio de la Sagrada Familia.
 
En esta atmósfera será donde los protagonistas de El sueño de la ciudad nos enseñarán la importancia de albergar precisamente eso, sueños. ¿Por qué no intentar alcanzarlos?.

La Sagrada Familia, principios del siglo XX. (elperiodico.com)
Quizás las altas espectativas que albergaba tras leer la excepcional La herencia de la tierra pueden haberme influido a la hora de otorgar la puntuación a esta obra que, aunque no me parezca igual de conmovedora, ha resultado ser una agradable lectura donde se entrelazan traición y lealtad, amor y odio.

Narrada en tercera persona y dividida en siete partes donde al comenzar cada una de ellas nos encontramos con una virtud y un pecado capital además de una cita de Gaudí y una antigua fotografía de Barcelona, lo cierto es que podemos encontrar en sus páginas la misma fiel recreación escénica (en este caso de principios del siglo XX) y la detallada caracterización de los personajes de su predecesora. Sin duda estos dos aspectos junto a los diálogos donde es tan importante lo que se calla como lo que se dice es lo que más he disfrutado de una novela recomendable.


Andrés Vidal es el seudónimo de Màrius Mollà (Barcelona, 1973), un ingeniero industrial amante de las historias bien contadas. Tras vender más de cien mil ejemplares con La herencia de la tierra (Planeta, 2010) que describe el nuevo mundo industrial de la Cataluña del siglo XIX y El sueño de la ciudad (Planeta, 2012), acaba de publicar su tercera novela: El mar de los hombres libres (Planeta, 2013).

+ Información: 
Web oficial de El sueño de la ciudad
Primer capítulo de El sueño de la ciudad

No hay comentarios:

Publicar un comentario